José Domenech, gerente del Grupo Zona: «Tuvimos que enviar al 90% de la plantilla al ERTE»

Publicado el

La empresa reestructuró su producción para afrontar la crisis derivada por la COVID-19

¿Cuál es la historia del Grupo Zona?

Grupo zona empezó hace unos 20 años con un proyecto de una revista de ocio, en la cual comercializábamos la publicidad, vendíamos la publicidad a locales de ocio, discotecas, pubs, restaurantes, y después debido a la demanda fuimos diversificando y ampliando el servicio que dábamos a nuestros clientes, tanto en diseño como en impresión digital. 

Adquirimos las primeras impresoras digitales para poder imprimir tarjetas, folletos y productos en pequeña tirada de impresión digital y poco a poco fuimos ampliando la demanda. Esto nos obligó a ir comprando mas maquinas para dar mejor servicio a nuestros clientes. Adquirimos nuestras primeras maquinas Obset para productos de gran formato y hace unos 7 años dimos el salto e hicimos una gran inversión. Nos trasladamos hasta el polígono y ampliamos nuestras máquinas de impresión Obset y la parte de rotulación, creamos un taller de merchandising, otro de encuadernación…Y hasta el día de hoy, que contamos con una infraestructura de prácticamente más de 5000 metros cuadrados de nuestras instalaciones y somos unos 90 trabajadores en total. Podemos dar un servicio global de impresión de gran formato y todo lo que sería para rotulación, lonas, vinilos, impresión directa, impresión Obset, revistas, libros, catálogos…Desde lo que sería la impresión hasta la encuadernación, y desde el producto acabado hasta acabados de encuadernación para catálogos para todo tipo de empresas. También hace poco hemos ampliado nuestro taller de selligrafía para ofrecer todo tipo de productos de merchandising, con un amplio catalogo de hasta mas de 5.000 referencias. Hasta el día de hoy, durante este año, hemos sufrido cambios realmente importantes.

¿Cómo vivió la empresa el estallido de la pandemia?

En la primera ola de la pandemia casi nos ahogamos, nos pilló todo esto de imprevisto. La situación nos pilla con una inversión de una máquina Obset de última generación que suponía una inversión de casi 2 millones de euros. En marzo llega la pandemia y tenemos que enviar a casi el 90% de los trabajadores al ERTE porque los trabajos de impresión los tenemos que parar. Prácticamente nos quedamos aquí un 10% de la plantilla dando servicios mínimos e intentando pensar qué podíamos hacer o qué soluciones podíamos tomar. Entonces, investigando un poco online descubrimos que podía haber una cierta demanda en el tema de las mamparas de protección. Empezó un poco como una idea para probar a ver qué pasaba y empezamos a crear un catálogo de productos de mamparas en el taller de rotulación y creamos diferentes modelos. Empezamos a publicarlo en nuestra web, creamos webs especializadas en mamparas para probar o intentar buscar recursos alternativos, lo cual en ese momento era muy difícil. Estaba toda la industria paralizada, por lo que a parte de las mamparas, nosotros empezamos a crear algún producto para ir probando una solución para salir de esto. Y nos sorprendió la demanda que empezó a haber en las mamparas, ya que no éramos capaces de producir todo lo que se nos demandaba a través de la web y a través de Amazon. Al publicarlo en Amazon, subió la demanda de forma bestial y tuvimos que ampliar la producción. Las mamparas se producen con unas máquinas que son fresadoras y tuvimos que improvisar comprando otras fresadoras. Primero, adquirimos una de segunda mano y después, cuando sube la demanda, tuvimos que comprar hasta 5 fresadoras más, así como ampliar la superficie de producción y poco a poco fuimos recanalizando la plantilla.

Cabe destacar que llegó un momento que casi el 90% de la plantilla que estaba en ERTE volvió a la empresa solo para producir mamparas, ya que la demanda de la impresión se quedó prácticamente en cero porque el país estaba paralizado. Recanalizamos todo el departamento comercial y de administración y teníamos cinco líneas de producción las 24 horas de lunes a domingo. Podíamos llegar a producir más 2.500 mamparas diarias y no abarcábamos toda la demanda. Hasta tuvimos problema de suministro con el metacrilato, el material con el que se fabrican las mamparas, llegó a desaparecer. Fuimos intentando aplazar los pedidos, ya que en ese momento había más actividad que en cualquier momento de la historia de la empresa. Incluso subimos la facturación, la duplicamos, únicamente con las mamparas como producto. Esto contrastó mucho con que pensábamos que había que cerrar la empresa. Poco a poco ese producto se ha ido regulando, seguimos produciendo mamparas y estamos en nuestra actividad habitual de impresión al 60% más o menos.  Como recurso en esta segunda ola nuestra reinvención ha sido crear varias marcas de mascarillas, como las FFP2, mediante nuestra web y Amazon. 

Nosotros producimos directamente las mascarillas, ya que las conseguimos a un precio muy competitivo y poder entrar en el mercado nacional con mascarillas de fabricación española y mascarillas de importación con todos los certificados europeos. Esperamos que estos nuevos productos tengan éxito.

¿El sector ha seguido el mismo camino que vosotros?

El sector de artes gráficas evidentemente está muy afectado porque prácticamente su producto se ha imitado bastante por los contagios. Por ejemplo, los horarios de los restaurantes están limitados y además ya no producen cartas, y lo mismo pasa con el resto de la hostelería. Los productos de “buzoneo” casi no se hacen tampoco, los catálogos y los libros han restringido las tiradas. Hemos estado muy tocados e intentamos remontar. El sector se verá muy afectado también por la reconversión al mundo digital, ya que merma la producción impresa del papel. Nosotros nos estamos reinventando al volcar parte de nuestra producción packaging, es decir, los envases y embalajes. Producimos cajas de cartón y envases.

¿Qué perspectivas de futuro tenéis?

Dentro de un futuro incierto y sin buenas expectativas en general para nosotros es muy positivo, ya que poder reinventarnos y poder crear otros conceptos nos va a servir para crear otras líneas de negocio que quizás no se nos habría ocurrido. Vamos a seguir con nuestra producción habitual y también tenemos nuevas perspectivas de negocio que para Grupo Zona son muy favorables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *